Mostrando el único resultado

Las varillas para soldar, por ejemplo, están hechas de un metal fino que puede calentarse a alta temperatura y luego enfriarse de nuevo. El metal se calienta a unos 1.000 grados Celsius, lo suficientemente caliente como para fundir el acero. A continuación, el metal se enfría a unos 200 grados centígrados bajo cero. A continuación, se introduce el metal en una cámara de vacío y se calienta de nuevo a unos 1.000 grados Celsius. Esta vez, el metal se enfría a menos 200 grados centígrados.

¡Oferta!

Envio gratuito a todo el mundo desde fabrica y España garantia. Sin gastos de aduana (solo compras desde España). Atencion al cliente 24H ante cualquier duda

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies